Inscripción Administrativa de Celulares: ¿Qué Quiere Realmente la Subtel?

¿Qué es?

Desde el 23 de Septiembre del 2017, si compras un celular fuera de Chile y quieres usarlo en redes chilenas (o si eres un extranjero visitando Chile que espera usar su teléfono con un chip chileno), vas a tener que inscribir tu dispositivo en un registro estatal con una de las selectas empresas “certificadoras”, con documentos de indentificación personal y comprobantes de compra del dispositivo en mano. (Fuente: Subtel)

¿Para qué?

La excusa de la Subtel es que esto asegura que el teléfono sea compatible con los espectros celulares chilenos. Pero hoy en día, las bandas celulares alrededor del mundo están bastante estandarizadas, y los chips de comunicación que vienen con la vasta mayoría de los teléfonos son compatibles con las bandas chilenas. Hacer funcionar un teléfono en Chile hoy no es un problema para nadie.

Entonces, si el trámite de “certificación” no tiene ninguna ventaja real para un usuario pero sí implica un trámite de registro innecesariamente invasivo y burocrático, ¿por qué existe?

¿Quién gana?

El trámite es gratis para 1 teléfono por persona por año. Pero como dijo un tal ex-presidente, nada es gratis en la vida. El gobierno probablemente “licitó” a cada una de estas estas empresas “certificadoras”, y se comprometió a pagarles un poco de nuestra plata por cada una de estas “certificaciones”. ¿Quién gana? Las empresas “certificadoras”.

Pero, ¿todo este atado por un par de chauchas que traigan las “certificaciones” subvencionadas? Sigamos pensando. ¿Quién podría inscribir más de un teléfono en el sistema por año? Los comercializadores — legales o cuasi-legales — de teléfonos. Es decir, el mercado blanco y gris de aparatos. Ellos se van a ver obligados a pagar una tarifa por cada dispositivo que registren en este sistema inútil, una tarifa que la Subtel tampoco está transparentando. ¿Quién gana? El gobierno y las empresas “certificadoras” que se llevan una tajada de un mercado muy lucrativo.

¿Eso es todo?

No. El gobierno ahora tendrá una base de datos que vincula inexorablemente tu identidad con el identificador físico único de tu dispositivo móvil. Las redes celulares pueden obtener este identificador, y de hecho, ya lo están haciendo para dejar fuera de las redes a los teléfonos que no estén inscritos. Pero eventualmente podría usarse para fines mucho peores, como rastrear tu ubicación sin tu permiso, saber exactamente a quién llamaste, cuándo y por cuánto rato, qué apps estás usando en tu dispositivo, etcétera. Esto abre las puertas para el tipo de invasiones a la privacidad que el gobierno negaría que existen hasta que los pillen con las manos en la masa.

Más allá de las implicancias económicas coludidas-corruptas claramente esperables de cualquier institución gubernamental, esto puede tener implicancias profundísimas en nuestro derecho humano a la privacidad. Hasta donde sé, este es un mecanismo de control que ningún otro gobierno, ni los más controladores del mundo, tiene las pelotas para implementar por lo invasivo que es.

¿Qué hago?

Firma esta petición y compártela para mostrarle al gobierno que no vamos a dejar que nos pasen goles. Vamos a pelear por nuestros derechos hasta que entiendan que ellos trabajan para nosotros, y que no vamos a ceder ni en este ni en ninguno de los 30 derechos humanos universales.

Firma ahora.

--

--

Product designer • https://doppi.app/

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store